En el cuerpo físico, el tercer ojo gobierna la glándula pineal, el cerebro izquierdo, el ojo izquierdo, las orejas, nariz y el sistema nervioso en general. Cuando se activan todos los rayos, el individuo desarrolla la templanza, despierta ideas de dignidad, grandeza, veneración y sentimientos delicados, produce la clarividencia positiva. Su despertar otorga la evolución espiritual y el dominio del espíritu sobre la materia.

En el cuerpo físico, el tercer ojo gobierna la glándula pineal, el cerebro izquierdo, el ojo izquierdo, las orejas, nariz y el sistema nervioso en general. Cuando se activan todos los rayos, el individuo desarrolla la templanza, despierta ideas de dignidad, grandeza, veneración y sentimientos delicados, produce la clarividencia positiva. Su despertar otorga la evolución espiritual y el dominio del espíritu sobre la materia.